Saltar al contenido principal

Entrevista a Marleen Schafer, de Ladrón de Miel

9 Jun 2022

Logo "Ladrón de Miel": Dibujo de un oso montando en bicicleta perseguido por abejas

“Cuando tengas pasión y una buena idea, emprende tu camino, siéntete orgullosa de lo que eres y vive tu sueño”

Marleen Schafer, a través de «Ladrón de Miel» (situada en El Gastor, Cádiz), vende miel y productos de la colmena en una forma sostenible que contribuye al desarrollo de la apicultura local y a la conservación del medioambiente.

¿Cuál es tu vínculo con el mundo rural? ¿Has vivido siempre en el mundo rural?

Soy relativamente nueva en esto de vivir en una zona rural, ya que crecí viviendo en ciudades. La vida rural es en general mucho más tranquila y relajada, creo que porque estás más cerca de la naturaleza, lo que alivia el estrés.

¿Qué te motivó a iniciar tu actividad (desplazarte al entorno rural en su caso)?

Hace 5 años hice un viaje de 2 años en bicicleta, desde Tailandia hasta Sevilla. Este viaje cambió mi forma de vivir. Quería vivir más al aire libre, trabajar la tierra y estar más cerca de la naturaleza. Así que después de llegar a Sevilla donde viví al principio, empecé a buscar un terreno en la Sierra de Cádiz. Tardé otro año en encontrar una casita y trasladar mi residencia, pero aún hoy sigo viajando entre El Gastor y Sevilla con bastante frecuencia. Me gusta formar parte de estos dos mundos, pero espero en el futuro estar completamente en el mundo rural.

¿En qué consiste tu proyecto? ¿Dónde encontraste la inspiración para desarrollarlo, cómo surgió la idea?

Mi proyecto se llama Ladrón de Miel y ofrece miel de alta calidad de apicultores locales en un entorno solidario y colaborativo. En el viaje en bicicleta conocí a diferentes apicultores y nació la idea de tener mis propias abejas. Cuando llegué pude asistir a un curso intensivo de apicultura, donde conocí a apicultores locales y aprendí sobre sus problemas para vender la miel a un precio justo. Ahora trabajo con algunos apicultores seleccionados, compro su miel a un precio justo y en cada tarro que vendo etiqueto claramente quién es el apicultor y de dónde procede la miel. Este nivel máximo de transparencia da a los clientes confianza en el producto. Además, ofrezco visitas a mis propias colmenas y apadrinamientos, para que todo el mundo pueda aprender sobre estos maravillosos insectos.

¿En qué punto está tu proyecto (empezando, reformulando, es un negocio familiar…)?

Mi proyecto se está convirtiendo poco a poco en una pequeña empresa. En los últimos 2 años he estado trabajando intensamente en mi idea y ahora trabajo junto a 4 apicultores, ofrezco 8 mieles diferentes, tengo todas mis colmenas apadrinadas y hago visitas apícolas regularmente.

¿Cómo te preparaste para desarrollar tu idea de negocio en el medio rural? ¿A qué servicios acudiste? ¿Te sirvió de apoyo?

En mi caso era importante aprender primero el arte de la apicultura. El centro del IFAPA fue de gran ayuda, ya que no sólo adquirí conocimientos, sino que también conocí a otros apicultores. También visité las oficinas locales del CADE, donde me ayudaron con algunos trámites administrativos. Sin embargo, muchos de los conocimientos los adquirí a través de Internet, viendo vídeos y asistiendo a cursos de emprendimiento.

¿Con qué barreras te has encontrado para desarrollarlo? ¿alguna específica por ser mujer? Específicas del medio rural y otras que considere importantes.

Principalmente barreras administrativas, a menudo relacionadas con el sector alimentario en general. Es importante conocer la normativa para poder ofrecer un buen producto.

Por supuesto, el sector apícola no está precisamente dominado por las mujeres y a veces es difícil tener confianza en uno mismo cuando se asiste a jornadas o cursos de apicultura en los que todos los demás son hombres. En estos momentos siento que tengo que estar muy bien formada para ganarme el respeto de los hombres. Sin embargo, especialmente los apicultores jóvenes tienen menos estereotipos y aceptan más fácilmente a una mujer apicultora.

¿Cuáles son las mujeres referentes que te han inspirado? ¿Alguna relacionada con el medio rural?

Una de mis inspiraciones personales es Jane Goodall, una conservacionista que viaja por el mundo para luchar por la naturaleza. Sin embargo, en lo que respecta a mi proyecto, todas las mujeres que siguen su propio camino y crean su propia empresa me inspiran. Además, me hacen sentir parte de una comunidad en la que todas las mujeres tienen la posibilidad de ser empresarias de éxito.

¿Crees que tu sector (producto/servicio) está muy masculinizado?

Por supuesto, cuando se trabaja en la agricultura, las mujeres suelen quedar ocultas. Es un problema de la sociedad, ya que la gente de las zonas rurales piensa que el trabajo agrícola es para los hombres. Hay trabajos que son muy duros, pero no se trata de hacerlo todo uno mismo. Si tengo que mover las colmenas o coger la miel, necesito ayuda, pero eso no significa que no pueda ser la persona que tome las decisiones, que amplíe el negocio, que cuide de las abejas y de la tierra.

Creo firmemente que las mujeres son grandes apicultoras que pueden ser una aportación valiosa para el sector.

¿El apoyo recibido al desarrollar tu proyecto ha provenido de hombres y mujeres por igual?

Mi mayor apoyo vino y sigue viniendo de mi marido, que no sólo me apoya moralmente, sino que también me ayuda en el campo. Aparte de eso, siento que muchas mujeres sienten más bien admiración por lo que hago y quieren apoyarme.

¿Cómo crees que tu proyecto afecta al tejido o la economía de tu comunidad? ¿y qué valor añadido aporta al medio rural?

Cuando los turistas vienen a la Sierra de Cádiz buscan esta experiencia rural y quieren conocer qué tipo de vida es posible aquí. Aunque no soy originario de El Gastor, creo que puedo mostrar a los visitantes la belleza y los retos de la vida en el pueblo.

Además, al poner el nombre del apicultor en cada tarro de miel y escribir sobre esta persona en mi sitio web, espero devolver un poco de orgullo a los pequeños productores. Al valorar su trabajo y ofrecer un producto con alma e historia, quiero que los consumidores comprendan que hay una historia y una persona detrás de nuestros alimentos. Al mismo tiempo, espero propagar una colaboración entre los pequeños productores para hacer frente a la gran industria agrícola.

¿Cómo conociste el Programa Desafío Mujer Rural? ¿En qué ha ayudado al desarrollo de tu idea?

Conocí el programa a través de mi CADE local. El año pasado asistí a un curso online sobre marketing digital, que me aportó valiosos conocimientos sobre cómo crecer digitalmente.

¿Cuáles son tus próximos proyectos?

La finca que compré es también un antiguo olivar, que estoy revitalizando para producir aceite de oliva. Al igual que con la miel, quiero crear un proyecto de aceite de oliva en colaboración. Quiero producir un aceite de oliva ecológico de alta calidad, cuyos productores protejan la naturaleza y a cambio ganen un salario justo por su trabajo.

¿Cómo ves (tu sector) en el medio rural? ¿Qué recomendaciones les harías a las mujeres que quieren emprender en el medio rural?

La apicultura y la producción de aceite de oliva son dos actividades típicas de la zona rural. Veo a otras mujeres desarrollando una pequeña marca y centrándose más en cómo producir y vender con éxito su producto de alta calidad. Así que tal vez se esté dejando de producir grandes cantidades para las grandes empresas industriales y centrándose más en la comercialización y venta directa.

En el mundo digital actual, creo que cada vez es más fácil vivir en una zona rural y montar un negocio, ya que puedes mostrar a los clientes de las ciudades lo que haces a través de las redes sociales y de tu propio sitio web. Puede parecer una obviedad, pero si quieres emprender utiliza Google para obtener ideas, amplía tu horizonte y mira qué negocios rurales funcionan en otros países.

Por último, una frase con la animarías a otras mujeres a emprender en el medio rural.

No tengas miedo de seguir tu propio camino, aunque los demás piensen que no vas a tener éxito. Cuando tengas pasión y una buena idea, emprende tu camino, siéntete orgullosa de lo que eres y vive tu sueño.